España

¿Qué ocurre en un centro de menores extranjeros?

¿Qué ocurre en un centro de menores extranjeros? 2560 1709 Cathaysa López

Como ya sabrás y, si no, te lo explico: he trabajado en un centro de menores extranjeros en Gran Canaria.

Lo cierto es que, dentro de mi especialidad en Colectivos Vulnerables, una de las posibilidades en las que deseaba aprender más era el trabajo con menores de forma residencial.

A lo largo de mi trayectoria como voluntaria siempre he estado en eventos para niñas y niños y jóvenes. Admito que me dan la vida. Si bien, ya había trabajado con este colectivo de forma puntual, lo que ocurre en un centro de acogida de menores es completamente diferente.

Creo que es fundamental que te encante trabajar con personas, antetodo. En mi caso se trató de menores adolescentes, con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años, y además escolarizados.

La misión de un centro de acogida es proporcionar las necesidades básicas de alimento, vivienda, vestimenta y educación a los jóvenes. De todo ello, puedo constatar que se hace lo mejor posible.

La organización, la limpieza y la disciplina son tres claves elementales para lograr una buena rutina de inserción social. 

Existen espacios educativos no formales a través de talleres organizados por la educadora o educador responsable del turno. También se llevan a actividades de ocio saludable o deportivas cuando es posible.

Hay datos previos que hay que comprender. Los menores que emigran solos suelen ser predominantemente hombres y en el caso de Canarias, como sociedad receptora, los perfiles más frecuentes son jóvenes magrebíes y subsaharianos ya que las islas se encuentran frente a la costa noreste de África.

En primer lugar, el choque cultural es una realidad. Es por ello que las clases de español son una primera herramienta para empezar a comprender la cultura.

Sin embargo, la cultura va más allá de aprender español y ahí es donde entra en juego el papel de las y los agentes de mediación intercultural. Aunque hay personas contratadas específicamente para ello, al final se trata de trabajo en equipo. Es muy importante intervenir de forma asertiva ante las situaciones de conflicto y confiar en el equipo con el que trabajas.

La problemática de los centros de menores está en la violencia que genera el aislamiento de un grupo de jóvenes extraños entre sí obligado a permanecer en condiciones complejas (no existe intimidad), barrera idiomática, diferencias culturales y trastornos de conducta o adicciones que arrastran pueden crear una convivencia complicada.

No hay que olvidar que toda persona migrante es un ser humano con una mochila cargada de emociones encontradas, con ilusión por comenzar una nueva vida y, por otra parte, con tristeza y frustración por tener que partir para alcanzar una vida digna lejos de la familia y la comunidad de arraigo. En el caso de menores, esta carga mental por mejorar la situación de la familia puede llevarlos a desarrollar conductas agresivas por no saber aún cómo gestionar correctamente sus deseos y sentimientos.

En este sentido, lo que más eché en falta de trabajar en el centro de menores es que los jóvenes tuvieran contacto de forma habitual con atención psicológica porque sí que considero que es un servicio esencial en cualquier centro residencial de acogida.

Tras el paso por el centro de menores, considero que ha sido una experiencia preciosa porque me ha marcado profundamente: Mousa, Makan, Papa, Amine, Mohamed, Mamadou… Cada chico, un mundo lleno de ilusiones por dar una vida a sus familias. Es difícil dejar atrás una lección de vida tan intensa pero estoy muy agradecida por ello.

Siempre digo que hay educar con el ejemplo. Si no somos una comunidad solidaria, que apuesta de verdad por la integración y la inclusión social, ¿cómo viviremos entonces?

Me gustaría saber qué piensas sobre la acogida de Menores extranjeros no acompañados en España. ¿Cómo abordarías este asunto? ¿Qué carencias sufre nuestro sistema? ¿De qué podemos enorgullecernos? ¿Qué harías tú?

Escríbeme en comentarios.

¡Hasta pronto! ✨💜

Bots y justicia

Bots y justicia 1140 760 Cathaysa López

No hace mucho tiempo veía la robótica como parte de un libro o una película de ciencia ficción. Ahora, en este momento, en el que la era digital transforma el mundo de la forma más caótica y disruptiva no es tan lejano creer que en el futuro nos dominarán las máquinas, la analogía de Matrix.

La justicia de los algoritmos ya es una realidad

A mediados de 2019, Estonia comunicó al mundo que empezaría a utilizar algoritmos para descongestionar el sistema judicial, y, meses más tarde, China también empezaba a utilizar la inteligencia artificial para deducir qué casos tenían suficiente relevancia para ser admitidos y continuar el proceso judicial.

En España, la inteligencia artificial en la justicia supone una alternativa probable dado el exceso de casos que se tramitan por la vía judicial y la alta demanda de jueces y fiscales necesario para resolver los litigios. Esta situación experimental en diferentes países hace que profesionales del derecho y expertos en inteligencia artificial comiencen a debatir aquí sobre la posibilidad de implantarse en el sistema judicial español.

Ahora bien, ¿imaginas que tu proceso judicial sea revisado por un algoritmo digital en vez de por una persona? ¿Consideras que sería más justo, más objetivo o crees que cometería los mismos fallos que una persona y sería ineficaz?


La realidad que supera la ficción

Admito que soy un poco friki de las películas futuristas y, supongo que eso, hace que no me sorprenda tanto cuando leo titulares sobre robots como estos:

[su_box title=»El Confidencial (22 de octubre de 2019)» box_color=»#5A4EE0″]Un empleo particular: esta empresa te paga 115.000 euros si ‘cedes’ tu cara a un robot[/su_box]

[su_box title=»La Vanguardia (7 de abril de 2020)» box_color=»#5A4EE0″]Una universidad de Japón celebra su graduación con robots por la pandemia de coronavirus[/su_box]

Por otra parte, los Estados son bastantes cautos en innovación con respecto a la robótica porque esta se desarrolla principalmente en empresas privadas. Multinacionales como Google o Amazon son conocidas por estar a la vanguardia en desarrollo e innovación de objetos autónomos que fomenten la rentabilidad de sus beneficios.

Está claro que el trasfondo del progreso en la robótica es absolutamente ético y quién sabe si en el futuro existirán las normas de robots, como así ya imaginó Isaac Asimov.

¿Quién está detrás del algoritmo de la justicia virtual?

Usar algoritmos para crear jueces virtuales que puedan decidir de forma autónoma qué procesos siguen adelante y cuáles no es un paso importante para un sistema judicial de la era digital. Pero también puede convertirse en una arma de doble filo que acentúe la discriminación de género, racial o incluso interseccional ya que existen muchas variables que son tenidas en cuenta por la justicia a la hora de incoar un proceso judicial. Es importante conocer cómo funciona el algoritmo, es decir, qué variables se incluyen; qué errores más comunes pueden darse y cómo afectarían a los casos pendientes.

Justicia preventiva: lo que aprendí de «Minority report»

He vuelto a ver Minority Report y me he llevado una grata sorpresa al encontrar símiles entre la ficción y la realidad que tienen que ver con el desarrollo tecnológico. Lo más desconcertante ha sido ver que ya existen como: los anuncios personalizados, los coches autónomos, simuladores de realidad virtual, las mochilas voladoras al estilo la flyboard de Franky Zapata y otras que aún no he visto como las armas de ondas expansivas y las arañas- espía.

Pues bien, si recuerdas el argumento de Minority report es un mundo ideal sin crímenes en la que la capital de EEUU se convierte en una zona experimental de un nuevo sistema de justicia preventiva.

El sistema de prevención del crimen está basado en un oráculo de tres personas con un don de premonición que consigue conocer los detalles de todos los crímenes que van a cometerse. A partir de ahí, una brigada especial es capaz de preveer el tiempo que necesita para interrumpir el crimen y detener al criminal.

Sin embargo, como todas las utopías, no es perfecta. El sistema de justicia predictiva del Departamento Precrimen falla en un concepto fundamental de la filosofía: ¿soy dueña de mi destino? Quiero decir, si en el momento de cometer un crimen pasional lo pienso mejor y no lo hago, ¿puedo ser castigada por eso?

En el derecho penal español se castiga tanto la consumación del delito como su tentativa. Es necesario probar que se han llevado a cabo las acciones previas necesarias para cometer el crimen en caso de tentativa. 

Pero en esta situación hipotética que plantea la película de Minority report el momento de la detención es siempre previo a la ejecución lo que deja esta cuestión del destino en el aire.

En esta película la figura del juez no es un robot pero es cierto que pasa a ser un funcionario del sistema judicial que se guía por las pruebas aportadas por el departamento Precrimen, por lo que el caso queda fuera del control de la persona imparcial que debe juzgarlo. Todo está ligado a la maquinaria de algoritmos creada en base a la visión obtenida por los tres pre-cognocentes. Y que, lógicamente, no es perfecta. 

¿Sería posible un sistema de justicia universal gracias a la tecnología?

Quizás no quede mucho tiempo para crear un sistema de justicia efectivo, al estilo las disputas online de los grandes plataformas como Ebay, Aliexpress o PayPal. Al menos esa es la esperanza del abogado colombiano Nicolás Lozada. Te invito a escuchar su charla TED más abajo.

Y está claro que si se crea un proyecto de transformación digital adecuado para la justicia el oficio de la abogacía y otros profesionales del derecho será más de acompañamiento y revisión de casos, porque el resto podrá predecirse por los algoritmos. Pero lo importante es que la justicia podrá democratizarse de forma que más personas accedan a ella.


Las películas que mejor retratan el futuro de las máquinas

En fin, si tú también eres tan friki de la informática, la robótica y la justicia como yo te recomiendo un par de imprescindibles en tu lista de películas pendientes; algunas ya las he citado antes:

– Matrix (1999), si te encanta, que sepas que es una saga.

– Yo, robot (2004)

– El hombre bicentenario (1999)

– Minority Report (2002)


Cuéntame qué te parecen, qué crees de los jueces- robots y cómo influirán en nuestras vidas aquí o en redes sociales.

¡Hasta pronto! 💜✨

  • 1
  • 2
Back to top
Preferencias de privacidad

Cuando visitas esta web puede almacenarse cierta información, las cookies, en tu navegador con el objetivo de que facilitar el buen funcionamiento de la web. Puedes actualizar tus preferencias en cualquier momento pero si no permites algunas cookies puede impactar en tu experiencia de usuario. Consulta toda la política de privacidad aquí [crocal_privacy_policy_page_link]

[crocal_privacy_gtracking]Click to enable/disable Google Analytics tracking code.[/crocal_privacy_gtracking][crocal_privacy_gfonts]Click to enable/disable Google Fonts.[/crocal_privacy_gfonts][crocal_privacy_gmaps]Click to enable/disable Google Maps.[/crocal_privacy_gmaps][crocal_privacy_video_embeds]Click to enable/disable video embeds.[/crocal_privacy_video_embeds]
 
Este blog usa cookies para que funcione correctamente. Puedes definir tus preferencias de privacidad o aceptar las cookies. ¡Gracias!
error: ¡Hola! Este contenido está protegido por un encantamiento de Hermione Granger. Sigue practicando con la varita.