Guerra y paz

¿Qué ocurre en un centro de menores extranjeros?

¿Qué ocurre en un centro de menores extranjeros? 2560 1709 Cathaysa López

Como ya sabrás y, si no, te lo explico: he trabajado en un centro de menores extranjeros en Gran Canaria.

Lo cierto es que, dentro de mi especialidad en Colectivos Vulnerables, una de las posibilidades en las que deseaba aprender más era el trabajo con menores de forma residencial.

A lo largo de mi trayectoria como voluntaria siempre he estado en eventos para niñas y niños y jóvenes. Admito que me dan la vida. Si bien, ya había trabajado con este colectivo de forma puntual, lo que ocurre en un centro de acogida de menores es completamente diferente.

Creo que es fundamental que te encante trabajar con personas, antetodo. En mi caso se trató de menores adolescentes, con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años, y además escolarizados.

La misión de un centro de acogida es proporcionar las necesidades básicas de alimento, vivienda, vestimenta y educación a los jóvenes. De todo ello, puedo constatar que se hace lo mejor posible.

La organización, la limpieza y la disciplina son tres claves elementales para lograr una buena rutina de inserción social. 

Existen espacios educativos no formales a través de talleres organizados por la educadora o educador responsable del turno. También se llevan a actividades de ocio saludable o deportivas cuando es posible.

Hay datos previos que hay que comprender. Los menores que emigran solos suelen ser predominantemente hombres y en el caso de Canarias, como sociedad receptora, los perfiles más frecuentes son jóvenes magrebíes y subsaharianos ya que las islas se encuentran frente a la costa noreste de África.

En primer lugar, el choque cultural es una realidad. Es por ello que las clases de español son una primera herramienta para empezar a comprender la cultura.

Sin embargo, la cultura va más allá de aprender español y ahí es donde entra en juego el papel de las y los agentes de mediación intercultural. Aunque hay personas contratadas específicamente para ello, al final se trata de trabajo en equipo. Es muy importante intervenir de forma asertiva ante las situaciones de conflicto y confiar en el equipo con el que trabajas.

La problemática de los centros de menores está en la violencia que genera el aislamiento de un grupo de jóvenes extraños entre sí obligado a permanecer en condiciones complejas (no existe intimidad), barrera idiomática, diferencias culturales y trastornos de conducta o adicciones que arrastran pueden crear una convivencia complicada.

No hay que olvidar que toda persona migrante es un ser humano con una mochila cargada de emociones encontradas, con ilusión por comenzar una nueva vida y, por otra parte, con tristeza y frustración por tener que partir para alcanzar una vida digna lejos de la familia y la comunidad de arraigo. En el caso de menores, esta carga mental por mejorar la situación de la familia puede llevarlos a desarrollar conductas agresivas por no saber aún cómo gestionar correctamente sus deseos y sentimientos.

En este sentido, lo que más eché en falta de trabajar en el centro de menores es que los jóvenes tuvieran contacto de forma habitual con atención psicológica porque sí que considero que es un servicio esencial en cualquier centro residencial de acogida.

Tras el paso por el centro de menores, considero que ha sido una experiencia preciosa porque me ha marcado profundamente: Mousa, Makan, Papa, Amine, Mohamed, Mamadou… Cada chico, un mundo lleno de ilusiones por dar una vida a sus familias. Es difícil dejar atrás una lección de vida tan intensa pero estoy muy agradecida por ello.

Siempre digo que hay educar con el ejemplo. Si no somos una comunidad solidaria, que apuesta de verdad por la integración y la inclusión social, ¿cómo viviremos entonces?

Me gustaría saber qué piensas sobre la acogida de Menores extranjeros no acompañados en España. ¿Cómo abordarías este asunto? ¿Qué carencias sufre nuestro sistema? ¿De qué podemos enorgullecernos? ¿Qué harías tú?

Escríbeme en comentarios.

¡Hasta pronto! ✨💜

3 videojuegos sobre derechos humanos

3 videojuegos sobre derechos humanos 1140 855 Cathaysa López

Recursos didácticos en la web y apps para enseñar y concienciar sobre los derechos

[toc]

La manera convencional de aprender en la escuela se ha revolucionado con la aparición de la tecnología en el hogar y en el aula. La generación anterior ya lo hacía con la radio y la televisión, y más tarde, el ordenador, internet, los dispositivos móviles.

Hoy es casi imposible mantener la atención de una clase de 20 alumnos·as sin que alguno·a consulte su móvil: una magnífica herramienta de conexión con el mundo pero también de absoluta distracción y entretenimiento.

Es por ello que el estilo de escuela prusiana creadora de niños trabajadores da paso a nuevo género de escuela más universal, más participativa e inclusiva donde la enseñanza de valores universales como el respeto a los derechos humanos cobra vital importancia.

Sin embargo, la incógnita del aprendizaje lleva a plantearse al educador la misma pregunta:

¿cómo hago llegar estos valores, esta reflexión de la vida a estos·as jóvenes?

Los videojuegos educativos son la herramienta perfecta para trabajar competencias digitales, lingüísticas y emocionales. Son una opción ideal para reforzar los lazos del grupo en el aula. 😉🎮 #aprendizaje… Clic para tuitear

Empecemos con nuestra lista entonces:

3. Contra viento y marea.

Este videojuego desarrollado por ACNUR está pensado para ponerte en la piel de un refugiado de guerra y recomendado para jóvenes a partir de 13 años, en mi opinión, por reproducir algunas escenas un tanto violentas.

Tiene una trama completa, con posibilidad de responder diferentes opciones a las preguntas que se plantea. Comienza con una situación de persecución que deriva en la huida del país y muestra claramente temas controvertidos como la trata de personas por las mafias. Está disponible en 12 idiomas, incluyendo el español. No es necesario descargarlo, juego online.

Sobrevive a la persecución que sufren millones de personas.

Imagen del videojuego «Contra viento y marea»

2. Survival

Este videojuego desarrollado íntegramente por jóvenes españoles e inmigrantes y refugiados en Algeciras (España) gracias al proyecto de PeaceApp, de la Alianza de Civilizaciones de Naciones Unidas y el apoyo de Omnium Lab Studios. Se basa en las historias reales de muchos de los jóvenes llegados a las costas españolas, y apto para todas las edades. Es un juego técnicamente simple pero de compleja gran carga emocional ya que ha sido desarrollado de forma colaborativa.

El viaje migratorio que simula este juego recuerda mucho a la Frontera Sur, es decir, las personas que se ven forzadas a abandonar sus países de origen en África para alcanzar las costas españolas, en la Península ibérica, Canarias o las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Así integran los pasantes o traficantes, el viaje en patera, las vallas con concertinas, entre otras. Una situación que en España hemos normalizado bastante desgraciadamente.

La tipografía del título del juego incorpora un guiño a la cultura amazigh, con la figura del hombre libre. En todo caso, debes descargarlo para jugar. Encuentrálo en el Playstore:

Imagen de «Survival»

1. Make Arma not War

Es un proyecto cooperativo de desarrolladores impulsado el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para simular dilemas que pueden darse a los miembros de las fuerzas armadas en situaciones de conflicto armado. Otra forma diferente de explicar las reglas del juego en estado de guerra. Entre las principales violaciones de derechos humanos que constata la Cruz Roja y Media Luna Roja están: la tortura en interrogatorios, ataques deliberados a civiles no armados, asesinatos de prisioneros, ataques al personal médico o instalaciones como ambulancias, hospitales y otros lugares protegidos por el derecho internacional humanitario como escuelas o lugares de culto sagrado.

La concepción de este proyecto, que también es un concurso, implica la gestión de situaciones críticas que pueden darse en el campo de batalla teniendo en cuenta que la forma de atacar y defenderse está cambiando más que nunca: la guerra tecnológica de armas más sofisticadas como los drones genera lagunas en la aplicación del DIH clásico. Es necesario revisar las normas del Convenio de Ginebra de 1949 y su Protocolo de 1977 para comprender la importancia de este proyecto de videojuegos.

Considero que se trata de un juego recomendable a partir de 18 años, por la alta sensibilidad a recreaciones violentas asociadas a conflictos bélicos.

Imagen de «Make Arma not War»

Y hasta aquí los videojuegos que tienes que conocer.


¡Recuerda compartir con tus amigos·as de Facebook, Twitter, Instagram, Whatsapp, Telegram... y comentar o sugerir otros videojuegos! ‍♀️

Back to top
Preferencias de privacidad

Cuando visitas esta web puede almacenarse cierta información, las cookies, en tu navegador con el objetivo de que facilitar el buen funcionamiento de la web. Puedes actualizar tus preferencias en cualquier momento pero si no permites algunas cookies puede impactar en tu experiencia de usuario. Consulta toda la política de privacidad aquí [crocal_privacy_policy_page_link]

[crocal_privacy_gtracking]Click to enable/disable Google Analytics tracking code.[/crocal_privacy_gtracking][crocal_privacy_gfonts]Click to enable/disable Google Fonts.[/crocal_privacy_gfonts][crocal_privacy_gmaps]Click to enable/disable Google Maps.[/crocal_privacy_gmaps][crocal_privacy_video_embeds]Click to enable/disable video embeds.[/crocal_privacy_video_embeds]
 
Este blog usa cookies para que funcione correctamente. Puedes definir tus preferencias de privacidad o aceptar las cookies. ¡Gracias!
error: ¡Hola! Este contenido está protegido por un encantamiento de Hermione Granger. Sigue practicando con la varita.